La vida real, como en los 90

Hace unos viernes atrás, tres para ser precisa, viajaba con destino a Baradero en un colectivo que iba a San Pedro, me bajaba en un cruce de autopista y ruta, me subía a un remisse y de ahí a Baradero. La teoría estaba y la ayuda soporte del celular también.

Pero de repente, cuando estaba a punto de cantar (espero que para mis adentros) “Rolling in the deep”, el celular se apagó, y no despertó más.  U_U

Al principio respiré hondo y dije, la teoría está, me bajo, me subo al coche y primer obstáculo: entrar al barrio cerrado donde vive mi hermano sin portero eléctrico. Y si lo hubiese, no me acordaba el número de unidad.

Me bajo del micro, al grito de Baradero, me subo al remisse, intento conectar el aparato a un cargador y nada. No conectaba, pensé que era la ficha, pero mi cabeza estaba puesta en el ingreso al barrio. Por suerte cuando llegué, una vecina me dejó pasar.

Al llegar de mi hermano, advertimos que el celular estaba bastante caliente, entonces me llevó de un amigo, al mejor estilo paramédico, miro el aparato, dijo “batería o placa, me inclino por placa”. Yo pensé, naaa es batería y así fue que compré una original, nueva, que me quedará de recuerdo.

Yo pensaba dos cosas, la primera es que me enfrentaba a un fin de semana lleno de eventos sin Instagram! Y la segunda, pregunta que me hago siempre, ¿qué tengo que aprender de esta situación?

Así fue que me dediqué a hablar mirando a los ojos, a cargosear a mi hermano, a acariciar a la perra, al gato, a disfrutar de los 15 minutos en los que los 3 hermanos estuvimos juntos en Septiembre, a desayunar en el balcón con mi hermana, al sol, a abrazar, a bailar en el cumple de Tita con y como niña, a sentir la adrenalina de ir en colectivo y no saber donde tener que bajarme, a perderme, a hacer compinches en el cumple de un amigo, a bailar, a cantar (mal como canto) en una zapada llena de músicos, a reírme a carcajadas, a tener resaca, a caminar, a brunchear con gafas oscuras dentro de un local cerrado, a vivir siendo totalmente consciente y agradeciendo no tener sonidos interrumpidores. Aunque es normal en mi, que el celular esté en silencio.

Y así sigo, el pronóstico del amigo de mi hermano era verdad, placa. No sirve más. LG dice que se hará cargo excepcionalmente. Mientras tanto tengo un telefonito prestado con whatsapp pero sin contactos. Todos números 341-3406-11 que cada vez que atiendo las llamadas son ¡sorpresas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s