Leído por ahí 19

Leyendo la Biblia de los Domingos, afirmó aún más el sentimiento que tengo hacia Lady Gaga.

Destaco el último párrafo, pero esta es la nota completa.

 

PERSONAJES > LA SALUDABLE APARICION DE LADY GAGA COMO VARON

A GOGO

 

Hace unos meses que se percibe una resistencia de la crítica a Lady Gaga, después del primer enamoramiento, que duró sus primeros discos, The Fame (2008) y The Fame Monster (2009). Siempre la acusaron de falta de originalidad, de ladrona; ella nunca hizo más que afirmar que su trabajo de nutre de la cita, que sí, toma y recrea ideas y puestas de Queen, Madonna, Whitney Houston, Michael Jackson y hasta Marilyn Manson. El deporte de buscar a quién se parece es estéril, porque las semejanzas con los modelos son enteramente buscadas. El tema es qué hace con eso. La verdad es que Gaga resulta absolutamente hipnótica e inteligente: el zombie chic del video de “Born This Way” es una insolente actualización de la Danse Macabre en clave pop; Gaga comprende que ser muy famoso es ser un monstruo –algo único, algo incomprensible para los demás, algo morbosamente rico y poderoso y lejano; Madonna, por ejemplo, no se da cuenta de esta monstruosidad, y entonces insiste en ser madre adoptiva y escribir cuentos para chicos mientras se sienta en un sillón digno de Darth Vader y tiene piernas de robot; esa incomprensión la vuelve irrelevante y provocó que Gaga la jubile–. Gaga como sirena en una bañera en el video de “You And I”, donde también es una dama sureña que regresa al pueblo destrozada, lastimada, recauchutada como una máquina; Gaga como una celebridad cuadripléjica en “Paparazzi”, una cita a la nueva carne de Ballard; Gaga, finalmente, forzando tantas ideas en su trabajo, algunas buenas, otras no tanto, pero al fin la única artista que trata de salvar al pop de la ñonería de Katy Perry, la nada misma de Justin Beiber, la horrible Selena Gomez, el conservadurismo del hip hop (con su machismo, su homofobia, sus mujeres en pelotas, su culto a los fiolos), el rock sin alma de Foo Fighters o Maroon 5, los hits mecánicos de Black Eyed Peas, el éxito vacuo de Justin Timberlake. La única que dice no, el pop tiene que ser más que este rejunte de millonarios esponsoreados por Disney.

 

Levantado del suplemento Radar de Página 12. Domingo 4 de septiembre de 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s