D I B U J A R

El jueves, 16 de julio de 2009 a las 13:55 (Facebook)

De niña dibujaba en las paredes, en los empapelados, en la mesa enchapada, en el pizarrón que aún está colgado en mi casa, en la calle y en el hall de la casa de mis abuelos.

Dibujaba por dibujar, deliraba, estaba horas dibujando y pintando, y redibujando, y a veces me daba lástima tener que borrar algo, entonces lo dejaba estampado en la superficie hasta que el tiempo se lo llevaba.

Dibujaba a Mafalda de memoria, a los 9 años ya tenía toda la colección y desarmada, sí desarmada, porque los viejos lectores de Mafalda deben recordar que si se abría demasiado el librito, se le salía el pegamento. Y las mías fueron releídas tantas veces q sobreviven con clips.

Despúes le sumé a Matías y lo dibujaba en las paredes mientras me bañaba con espuma. Sí ma, por eso tardaba taaaanto en el baño y más de una vez lo inunde, porque me encantaba dibujar con espuma. Ahhh!!! Y algo más muchos de tus labiales, fueron utilizados en el espejo, tal vez por eso se arruinaron. (Recuerdo a mi abuela Chona, cuando me dejó pintarle los labios de rojo a una mujer de un cuadro en blanco y negro, jajaja 4 o 5 años debo haber tenido, le dije: – Abu a ese cuadro le falta color, prestame tu labial. Y los q la alcanzaron a conocer saben como era ella).

Con los años dejé de dibujar tanto tiempo, me dediqué a leer, y no sólo palabras, sino los trazos, de Caloi (yo miraba Caloi en su tinta de pequeña), del Negro Fontanarrosa. Siempre leía primero la contratapa de los diarios. Recuerdo una tira de “el gran diario argentino” de El Nene Mon… me falló la memoria. Tuve una breve época de Nik, hasta que me cansó, creo que lo mejor que tiene son sus chistes políticos. Hasta que finalmente caí en Liniers y Tute.

Hace unos años, un gran arquitecto me dijo: Paulita dibujá, dibujá lo que quieras, lo que sientas, y no te presiones por si al otro le gusta o no. Cada uno con su estilo.

Y así fue que gracias a él y unos años después a una nota a Tute (que al principio copiaba de otros, hasta que entendió que él no era el otro, por lo tanto debía tener su estilo) empecé a dibujar y a confiar en lo que yo hacía. El lunes 13 me autoregalé Oops! Y Liniers en un momento afirma algo que me quedó dando vueltas: se dibuja mucho, mucho, hasta que te salga naturalmente. Y es así como ahora no puedo parar de dibujar cosas que tenía en la cabeza, cosas que veo, cosas que me vienen a la mano al escuchar canciones, cosas que recuerdo (y recuerdo una frase de Ger para sus alumnos yankees y para los q lo escuchábamos: It’s an exercise, to draw what  you remember of a place, of a situation). Y voy buscando mi estilo, sin presiones y con mucha libertad.

Anexo 1: cuando me aburría en la primaria, me pintaba las uñas con liquid paper. Una vez no tenía ganas de estudiar, y pinté las patas de mi escritorio, que eran negras, con liquid, unos detalles le hice, fue mi respuesta a la pregunta de mi mamá. Por estos motivos, me compraba el liquid con pincel.

Anexo 2: que lindos que eran los pic-nics en el campo con el Taller de Dibujo de Ercilda!!!!

6212_1024864680383_1788261759_52192_7513753_n

En esta foto que le robé a Max Aguirre está toda esta gente que nutre mis dibujos. (Gracias Max)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s